miércoles, 5 de diciembre de 2012

La vuelta.



Ultima ronda, se va silenciando de murmullos el bar. Poco a poco las mesas vuelven a la solitaria espera de sentar un comensal.
Recorrida por el salón, el baño y la cocina. Las teclas de las luces van tildando lo espacios visitados al bajar las perillas. Un café y un cigarro acompañan al escrito de la lista de bebidas y frutas que hay que pedir para mañana.
La calle se vacía mientras cambia el aire de la noche por la brisa matutina. Los personajes cambian de jóvenes joviales a aburridos porteros con mangueras en mano, autos con música fuerte por camiones con reparto leche.
La noche hace su entrada final, el bar cumplió con su función una vez mas, es hora de descansar. 1 5 3 8, los dígitos que inician el conteo de la alarma, nunca falta la silla en el medio para patear cuando se emprende la huida hacia la puerta.
La ultima pitada antes que vuele el pucho por los aires volviéndose cada vez más rojo hasta caer al asfalto. Media vuelta de llave a la “Gilerita” del ´49, palanca abajo al grifo del tanque, 5 apretadas al cebador, una patada para comprimir el motor y otra para arrancarla. Empieza el viaje de vuelta. La luz del sol que asoma deja ver mejor el mar. La calle asolada te deja pasear por el medio, zigzagueando con las dos ruedas. Son varias la veces que se me asoma la idea de que tal vez la moto hizo lo mismo 50 o 60 años atrás, llevando a su casa a algún tano pescador al salir del puerto al volver a “A las casas”. No puede faltar la vuelta extendida, si el clima lo acompaña, y aprovechar para visitar de sorpresa a Waikiki, quien no espera el encuentro hasta después del medio día por lo general.
Se ilumina el garaje por la luz que entre deja pasar la puerta, la “Frankie” (Daytona 350) recibe un tanto celosa a la “Gilerita”, pero al final se alinean para descansar también.  
       
El perro se acomoda entre las piernas, sabiendo que ante la ausencia esta uno en deuda y es imposible bajarlo de la cama.  Una última canción, para dormir mejor y pensar que una noche más, el cantinero cumplió con su pequeña misión: Al menos uno de los que paso por la barra, se acostó con una sonrisa.
A dormir, que mañana también hay función.

viernes, 2 de marzo de 2012

Sea Sereno, sea Feliz.


Sea Sereno, sea Feliz.
                Los Heladeros del Tiempo.-

¿Que es lo que hace que un bar sea mejor que otro? ¿La barra, la arquitectura, la decoración o la música? Pappo diría que son muchos pensamientos para una sola cosa. Para mi no son ninguna de todas las enumeradas, es mas simple. Lo que diferencia, es la gente. Y eso incluye a todos, tanto a los clientes como a los que trabajan.
 
 
Pensémoslo bien, un bar precioso, pero vacío, es un lindo edificio, pero no un lindo bar.
Cuando elegimos un bar para salir por la noche ¿Que determina la elección? ¿La decoración que tienen en las paredes? La música que suena, tal vez, o ¿La gente que lo frecuenta? Inconscientemente la elección la hacemos por que tan bien la pasemos ahí. Para una primera vez si puede influenciar la decisión el lugar música, producto, etc, pero lo que hace que vuelvas son las emociones, y estas inevitablemente la generan las personas.


Por supuesto que son esenciales las buenas barras, las bebidas, sus comidas, la comodidad, etc. Pero todas ellas son las que ayudan a potenciar las emociones y sentimientos del noche a noche de cada lugar.
Tengo por costumbre los días agitados de trabajo en la barra, cuando la demanda se aliviana, tomarme un break de 10 minutos en la puerta con una cervecita y un tabaco. Una noche al ver el bar desde afuera, presencie una bella imagen: Toda la barra, camareros y clientes brindaban y gritaban felicidad con un shot de Manhattan en la mano (por desgracia a costas de mi bolsillo), en ese momento entendí que por fin había encontrado lo que buscaba, tener un bar feliz.







Cuando el bar es feliz, contagia. Va mesa por mesa propagando jolgorio. Los cocktails potencian el volumen de las risas. La música acompaña a las alegrías mientras que el bar contiene las buenas vibraciones y las hace rebotar hacia las personas volviéndolas cíclicas.  
 
Gente que se apasiona por lo que hace. Sonidos que potencian ritmos. Lugares con magia que transporta. Bebidas que paralizan el tiempo.  Un bar feliz. 







martes, 20 de diciembre de 2011

Juegos en tiempos de siesta.



“Despertarse de la siesta es como nacer 2 veces en el día”.
                                                     Juan Domingo Perón.-




Aunque este post no tiene que ver directamente con la receta de algún trago, o la historia de un barman, creo que muchos se van a ver reflejados en la supervivencia por el descanso durante horas de la mañana, echo cotidiano en la vida de un trabajador nocturno.



Una vez escuche a Dady Brieva decir: “Cuando mi viejo se acostaba la siesta, hasta los pajaritos hacían silencio”. En casa también pasaba algo parecido.
Durante los veranos calurosos, las siestas al medio día suelen ser un poema al placer, claro esta que esto rige solo para personas mayores, para un chico es el mejor horario para usar la pelopincho. E aquí el problema, para el normal desarrollo de una de las actividades es necesario el silencio y para la otra, los gritos. Una de las partes tiene energías de sobre por no concurrir diariamente al colegio, mientras que  la otra tiene mucha por tener que aportarlas para soportar actividades “extras” a lasde concurrir al trabajo diariamente.
Todavía no soy una persona mayor, pero si disfruto de dormir. Sobre todo cuando después de estar parado detrás de la barra más de 10hs durante un sábado (el caos absoluto), uno quiere llegar a casa (entre la reposición, limpieza y café en lo de Lolo arribas a las 8hs) y acostarse para soñar con los angelitas, e digo angelitos. Ahora cosa curiosas si las hay, que empezando a aumentar la temperatura con el correr de la mañana, los angelitos empiezan a cantar cada vez peor, esas dulces canciones que te susurran al oído empieza a ser alaridos como Ricardo Ioro cantando Toro y Pampa con Alma Fuerte. En efecto: el transcurso del estado de sueño a la realidad hace que me confunda los angelitos con los 3 demonios ladinos que tengo de vecinos. 
Se imaginana que 29° al as 11 de la mañana de finales de Diciembre, durante las vacaciones, sin estar dentro de la franja horaria de la siesta, son el caldo de cultivo predilecto para los gritos, temas de colegio mal cantados y peleas entre hermanos por a ver a quien le toca usar el flota-fota (hasta lleguéa pensar  con la propina del día comprarles otros 2 a los hermanos restantes para por lomemos saltear el capítulo de “Flota-Flota Fight”).
Empezas a dar a vueltas, te tapas la cabeza con la almohada; pero nada, los gritos crecen en conjunto con la temperatura próxima al medio día y ya no te podes dormir. entonces te quedas acostado, con los ojos abiertos mirando al techo pero entre dormido. Casi como un zombie soñas despierto y el odio que te agarra por estar escuchando a esos 3 mocosos chapotear se va convirtiendo poco a poco en felicidad cuando te transportas  a tus propias tardes de verano en la pelopincho de tu casa. Es que es así, una pileta sin gritos es como una pileta sin agua. Como si se pudiese jugar a los playmobils sin tener que hacer un terrible espamento cuando el sheriff mata al villano y cae desde la cantina al agua; o como si no te tuvieses que tirarte de bomba desde el ángulo de la pileta sin poder gritar; o “Pelear” “En voz Baja” por a ver de quien es el turno de usar la ranita a cuerda.
Es entonces cuando a pesar de haberme acostado hace 1 hora y estar odioso por no poder descansar, estoy feliz por haberme transportado a mi infancia, con mi hermano en el patio de casa, Peleando en voz baja, con los playmobil de Cantina ( ya de chiquito me gustaban los bares), mi vieja corriendo a sacar la ropa del tender para que no la mojemos y mi viejo regando el pasto mientras la tortuga se da vuelta por querer meterse debajo del primer escalón de la escalera caracol negro.
 Gracias demonios.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cacería Garnistica.

“Con los ojos cerrados se ve”.

Catupecu Machu, “Y Lo Que Quiero Es Que Pises Sin El Suelo".

No es lo mismo ver que mirar. La calle, las plazas, los barrios, la playa están llenos de tesoros al alcance de la mano (alguno no tanto porque es necesario trepar).

Hace 3 años, una mañana de invierno apareció en la puerta de casa quien sería mi nuevo compañero de cuarto (entrado en confianza lo fue de cama además) y con el vinieron algunas costumbres nuevas también, por ejemplo los paseos diarios.

Al realizar estos paseos todos los días bajo diferentes climas y temperaturas fui descubriendo diferentes aromas, perfumes y flores que los jardines del barrio le regalan a quien preste atención sin pedir nada a cambio. Estos “suvenires” poco a poco se fueron sumando a las decoraciones de los tragos.

El sabueso Mate detectando posibles garnish.

Todo empezó con una pequeña flor violeta sobre el labio de una copa, la pintoresca naturaleza transmitía cierto aire de tropical en el cocktail. Luego la playa empezó a sumar y regalar sus garnish, un bonito gajo de uña de gato abrazado al tallo de una copa margarita me invitaba a pasear imaginariamente por alguna playa Mexicana de olas grandes, como Puerto escondido.

Esta obsesión empezó a crecer y para suerte de mi compañero los paseos también. Los radios de visitas a jardines barriales crecieron, lavandas, dientes de león para licores, flores, piñas, mentas, coquitos de eucaliptos, rosas de todos los colores y tamaños para perfumes y aguas, ramas de pino, todo era bienvenido para actualizar el portfolio de decoraciones, licores y perfumes. Esta nueva manera de ver y oler hacen que se disfrute mucho más las simples caminatas.

El botín.

Cuando estos jardines dejaron de proporcionar novedades el bosque y la playa empezaron a ser objetivos de “Cazas Garnisticas”. Moras, fresas, las flores que cuelgan boca abajo de Alicia en el país de las maravillas, caracoles, bivalvos (Son las conchas mal llamadas caracoles también), piedras lisas, golosinas (caminar cansa y obliga a conocer kioscos), todo suma.

Con más de 3 años de recolección, estas caza furtivas se fueron profesionalizando en un cuaderno fui guardando direcciones y mapas de el bosque donde indican cómo llegar a cada garnish, en que momento del año están más lindas las flores, que vecino es bueno onda y a cual hay que visitar por las noches, en fin una verdadera guía para el éxito de la cacería garnistica!


Kit basico de garnish para viajes.



martes, 11 de octubre de 2011

Bols Tour 2011 Colombia.

Hace apenas un par de años la familia de Licores y Ginebra Bols se empezó a distribuir en Colombia a través de la gente de Dicermex. A fuerza de mucho trabajo y cercanía con los bartenders, Bols se ha consolidado fuertemente dentro de las barras en todo el país.

Como muestra de agradecimiento, la distribuidora hace un año que viene planeando unos de los torneos más grandes de coctelería del país. Para ello viajaron a cada ciudad representativa de Colombia en busca de los clasificados para la final en Bogota. Medellin, Cali, Cartagena, Barranquilla y Bogota fueron las sedes de los torneos clasificatorios. Más de 70 bartenders de todo el país compitieron en busca de un lugar en la final. Tal es el caso de Daniel Cañas, quien viajo a 3 ciudades diferentes en busca de revancha para poder clasificar, un ejemplo a la perseverancia.



El Martes 20 de Septiembre se llevó a cabo el Bols Tour 2011, en “Matildelina”, bar emblemático de la ciduad. Con una importante puesta en escena y logística, el evento comenzó a las 10hs.

Algunos barmans se encontraban aun dormidos a causa de la cena y cocktails de la noche anterior con la que fuimos bienvenidos todos los invitados.

Luego de diagramar los turnos, acompañe a los bartender clásicos a hacer las compras de sus materias primas para los cocktails. Una verdadera fiesta de color para los ojos son las góndolas de frutas de los mercados. Al vivir esto entendí que había sido muy acertada la decisión de poner como temática la cultura Tiki para los competidores de clásico. En verdad tienen un paraíso tropical, no solo de frutas sino de jugos, flores, un sueño.

Los jurados del evento fuimos: Wilson Sanchez, gerente del Restaurant Matiz, uno de los 5 más importantes de Bogota. Alejandro Pinilla, Sommlier de la empresa Discermex. Nike Triviño, subcampeón mundial de Flair, Singapoor 2010. Fabian Neva, mas conocido como “Goku”, campeón nacional de flair Colombia 2011 y su servidor, Brand Ambassador de Bols.

La primer batería fue para el tándem de Flair, donde las parejas de Diego morales, Sebastián Isaza y David Laverde, Hernán Briseño dieron una excelente exhibición de coordinación y show. Tal es así que para el jurado no existió diferencias en la calidad y entendió que merecían un empate!!

Luego los chicos de mixología hicieron una puesta en escena increíble! Musica Surfing, mugs y mucho tiki Style es lo que se vivió durante la pasada de cada uno de los finalistas. El primer puesto Fue para Dimitri Rosero Arboleda, cantinero del Bar “Destilería”. Su victoria fue clara, por empezar decoro toda su estación de trabajo con Orquidias, mugs y zombies! Los Beach Boys sonaban de fondo mientras contaba la historia de su cocktail, el “Ku Zombie” homenaje al Totem Dios de la Guerra, el cual personifico en unos increíbles Mugs hechos por el mismo. El garnish? Una corona de hojas de albahaca con un lee-chi en el centro. En el interior del baso se mesclaban a la perfección Ron añejo, Triple Sec Bols, Moras frescas, jengibre, limonaria, te negro de frutos rojos y azúcar; una delicia.

El segundo puesto fue para un gran cantinero Colombiano, Christian Pineda, con su cocktail “Penitencia Tiki” el cual llevaba a la cultura Tiki a la escena local.

Por ultimo Jhonny Rivera se posiciono en 3° lugar con el cocktail “Cotoctoc”, dios de la guerra. Para hacer honor en su cristalería estudio vitrofusion durante 1 mes y asi poder hacer los mugs de vidrio que deseaba, cuanta preparación!!!



Los flair bartenders montaron un show espectacular, con un jurado de lujo, quienes nunca dejaron de apoyar y ayudar a los chicos por igual; le pusieron ritmo a la tarde.

Daniel Cañas, el ejemplo del día por su constante esfuerzo hizo una rutina impecable, obteniendo así el primer lugar. Diego Morales, plasmo la rumba y el mambo colombiano en su coreografía, lo que le dio el segundo puesto, mientras que Oscar Barrera, “Roco” termino consagrándose en el 3° lugar.

Para cerrar los 2 jurados de flair, Goku y Nike dieron una exhibición de tándem espectacular.

Una jornada increíble, donde la unión de los bartenders , denominador común en toda latino américa, no podía estar exento en Colombia. Felicitaciones Bols, Discermex y Cantineros Colombianos!!!!!

martes, 13 de septiembre de 2011

"El bar interno."





Existen frases como “el niño que todos llevamos adentro” o “El yo interno”, a partir de estas yo construí la propia: “El Bar Interno” (Acaso Bucay solo puede robar?).



El bar interno, no es solo una frase, es una filosofía de vida. Hace unos meses atrás viajando de Finlandia a Rusia, lo vi plasmado en un hecho. Eran cerca de las dos del mediodía y me encontraba en el vagón comedor del tren cuando ingreso un hombre grande, se sentó en la barra, miro los productos exhibidos y pidió: “Una lata de jugo de tomates, una miniatura de vodka y la pimienta por favor”. Coloco hielo en un vaso y con toda naturalidad improviso un Bloody Mary como aperitivo a su almuerzo. En verdad tenía ganas de ponerme de pie y aplaudirlo por tamaña


brillantes, EL GENIO SE ARMO UN BLODY DE LA NADA!!!!! A eso llamo yo a “El bar interno”, poder hacerse el tiempo, sin importar el lugar y el momento, para uno mismo. Prepararse un cocktail, sin importar si están todos los ingredientes, o si tenemos la coctelera o improvisamos con un vasito descartable, tener la virtud de llevar el bar con vos, es garantía de felicidad instantánea.


Claro está que este síntoma se puede agudizar, por ejemplo en mi auto nunca falta una botella de Jack Daniels bajo el asiento para caso de emergencia (como es cuadrada no gira), también hay un kit básico de primeros auxilios: Coctelera, pinza, sacacorchos, mortero y un bitter. Cualquier lugar se puede transformar en un bar: una plaza, un auto, la vereda, lo que sea, solo hay que tener amigos, o un bella señorita (o 2 porque no). En ocasiones puede ser solitario, ayuda que haya música aunque provenga de un celular y muchas ganas de pasar un momento diferente dentro del día, romper con la rutina, como dice un viejo proverbio surfista:” Que los problemas se aburran en la orilla, por esperarte mientras surfeas” así como al agua no pueden entrar las preocupaciones, al bar tampoco lo pueden hacer, Salud!

lunes, 15 de agosto de 2011

¿A donde van las barras cuando mueren?


Desde hace 3 meses, el sueño del bar propio comenzó a ser un proyecto a concretarse en algunos días. En el lugar donde se está formando Rico Tiki Bar, anteriormente existía otro bar.

Como este lugar está situado en la zona de Alem, de Mar del Plata, donde hoy día no se emiten más habilitaciones para locales nocturnos, la única manera de poder trabajar en regla es comprando el fondo de comercio de otro establecimiento que ya cuente con la reglamentación


necesaria para el comercio. Esto mismo es lo que hicimos junto a mis socios. Días después la obra de remodelación del lugar comenzó. Optando por lo más lógico: “Tiremos todo y arranquemos de cero”, herramienta de precisión en mano (Una bella maceta) y a demoler. Cuando digo todo es todo, incluyendo la barra que existía anteriormente. A primera vista era un barra horrenda, una tabla de fibrofacil (sobrantes de madera encolados y prensados, cartón duro va) pintada de gris con aerosol. Cuando demolimos la estructura y sacamos la tapa, vimos que la barra escondía un secreto. En el pasado esta barra supo ser la más bella de Alem, bajo esta tapa de fibro feo, habia un bruto tablón de madera de 3 pulgadas (muy gruesa) hachada a mano. La barra que nos disponíamos a desarrollar en el bar nuevo mide 9 metros, 4mts mas de los que la barra anterior tenia, así que al no poder reciclarla utilizamos algunos tramos para hacerlos mesadas y estantes del fondo de barra.

Esta semana entrando en la recta final a la apertura pedimos un volquete para poder despejar el salón descartando todos los sobrantes de obra. De esta tarea se encargó mi socio Choco, quien si no lo paras te tira hasta la remeras que tenes puesta si la ve con un agujerito. Mientras tanto yo desarrollaba alguna otra tarea y no preste atención a que tiraba y que no, esos momentos donde hay que desprenderse de cosas que algún día podrían llegar a servir me ponen mal. Luego de agotar las energías trabajando, cerramos el bar y cada uno se sube a su auto y se va, excepto yo. Cuando estaba por arrancar e irme vi que en una de las puntas del volquete se asomaba un pedazo de madera preciosa: Era 1 metro del tablón hachado anterior!! No podía dejar que una barra donde alguna vez supo dar descanso a un codo cansado, o apoyar a dos completos extraños donde una noche salieron bajo el rotulo de amantes, donde algún cocktail espero a que sorbo a sorbo su magia se deleitara, hoy este junto a escombros y mugre. De ninguna manera y bajo ningún punto de vistas podía permitir semejante atrocidad!!!!!! Baje corriendo del auto y rescate al tablón, lo limpie un poco con la mano y lo subí en el asiento de adelante, de acompañante. Pensé que ya que era la primera vez que salía del bar después de más de 20 años, era un buen momento como para dar una vuelta por la costa y que vea el mar, mientras yo le hablaba sobre algunas colegas suyas que había conocido, cuáles eran las que más me gustaban y cual tenía que ser la medida ideal de una (De verdad lo hice e!). Llegamos a casa y tras pasar un exhaustivo control de aceptación de mi perro, el tablón pasó a mi cuarto, donde está esperando a que decida cuál es el mejor destino que le pueda encontrar. No es fácil decidir el retiro de un ex tablón que en sus épocas doradas de café bar supo lucir su brillo, para que años más tarde bajo la moda de los bares discos taparan su encanto con un montón de aserrín prensado. Lo bueno es que volvió a depositar toda su devoción y fe en las manos de un cantinero, como lo hizo toda su vida.


sábado, 9 de abril de 2011

Rusia Bar trip. Parte 1.

Al llegar a la estación internacional de trenes en Moscú, desde San Petersburgo, no halle ningún centro de información turística, ni mapas,ni siquiera alguien que hable ingles (o por lo menos alguien que hable el ingles que yo hablo,que no es ni el americano, ni el brithish, si no el indish). Todo este faltante de comunicación y orientación me hicieron pensar que podría llegar a ser muy difícil conocer buenos bares en Rusia.
Tras un largo camino a pie, con una tormenta de nieve, a una temperatura de -17° y una hermosa y gigantesca valija de 35 kilos de cocteleras, cruzamos 40 cuadras hasta el hostel, todo gracias a no tener mapa y miedo de errarle a las estaciones,
recordemos que el abecedario de la lengua Rusa no es como el que utilizamos nosotros, por ejemplo: Кафе "Мечта" ,bar que regenta Alexander Kan brand ambassador de Absolut, esta ubicado en la calle Садовническая улица, 84с3-7, eeeeee!!!!!!!!!! Ponele, que con mucha ayuda y suerte me cruce con esa calle,COMO ENCUENTRO LA ALTURA???!!! 84c3-7 hasta para Indiana Johns es difícil.
Caminante no hay camino, camino hacen las rueditas de la valija sobre los 15cm de nieve al andar, hasta la puerta del hostel reservado por internet, desde Finlandia. En la descripción de la web que enumeraba los serviciosfigura: Excelente ubicación, personal de habla inglesa, ambiente familiar, comodidad, etc. La realidad: Un departamento de 3 habientes en un edificio echo pelota, con humedad hasta en el piso, sin ascensor, apenas una angosta escalera caracol que conduce al “palacio” en el 4° piso. Al entrar el personal con dominio de ingles, le pide a Martin que deje de hablar en “Ingles Americano” porque el solo “domina” el “British Inglish”. Tras unos 25 minutos de discusión por señas sobre si la habitación ya había sido pagada o no por internet, nos dan la llave a nuestra pieza, un cuarto echo con paredes de durlock para sub dividir una ambiente, sin ventanas y un hermoso empapelado animal print de leopardo.
Con la esperanza de que a la vuelta encontremos nuestros equipajes intactos, nos dispusimos a conocer algunos bares de la mano de un bartender local, Denis Pankratov, a quien conocimos en Finlandia, representando a Rusia en la gran final. Den nos paso la dirección (si otra vez la búsqueda del tesoro) de su bar. Casi como si fuese una maldición, ¿Adivinen como se llama el bar? “Secret bar”!!!! puede ser de dios, encima de que son complicadas de encontrar las direcciones, ¿como encuentro un bar secreto? sumemos a que afuera hay -18°, no es muy agradable andar dando vueltas. Tras muchas cuadras caminadas de mas, encontramos el “vecindario” (una especie de mini patio como el del chavo del ocho) donde se halla el bar dentro de las 10 casas que lo comprenden. Ahora cual de las 10 casas es? Un speack easy bar no tiene carteles ni señales a la vista, una llamada de celular de uno de Mar del Plata a uno de Moscú puede llegar a significar el fin de las vacaciones. Así que apelamos al método más usual y que nunca falla en estos casos: Ta-te-ti. Casi nunca falla, porque el lugar apareció tras
el 3 intento.
Una vez mas mi filosofía de “Billetera mata galán, pero coctelera mata billetera” fue puesta a prueba. Con apenas unos poco euro en el bolsillo, me encontraba en un lugar súper exclusivo de la elite Rusa y todo gracias a “Los Hermanos de Barra”, frase que utilizaba Den cada vez que le agradecía algo, como dando por echo que era una obligación de bartender anfitrión. Ридван Бавбеков a quien de ahora en más (por razones obvias) llamaremos “Big Cheff” es el cocinero de Secret. Una persona enorme, con cara de ruso malo, casi como Iván Drago de Rocky 4 pero morocho y un poco más gordo. Big no habla ni una palabra en ingles. Pueden creer que a pesar de la terrorífica presentación que les hice, Big es extremadamente bondadoso, con un corazón igual de grande que él. Lo conocí en San Petersburgo en un torneo que reunía a todos los barman de Rusia y el fue a acompañar a el staff de Secret.
Para que se una idea de lo que digo, terminado este torneo concurrimos todos a un restaurant de los que están abiertos hasta altas horas de la noche. Después de haber estado charlando con señas y con Den como traductor, pedimos la cuenta y cuando quise pagar, no solo que no me dejo, si no que se enojo por mi insistencia, a tal punto de lo que tuvieron que frenar para calmarlo. Den riéndose de la situación me explico que al ser su invitado estaba deshonrándolo frente a todos al querer pagar, daba a entender que ellos habían sido malos anfitriones si hacia esto. Lejos estaban de serlo. Volviendo al bar, Big me esperaba con un suculento sándwich, bien caliente para recomponerme del frio exterior.
Acompañando la comida nos sirvieron dos cocteles, para mí un aperitivo a base de Gin, pepino y romero; fresco y seco, riquísimo. Para Martin, un coctel sin alcohol (y bue), a base de jugo de arándanos servido en cristalería de café, por su servicio en caliente. Es muy común ver en cafeterías de Rusia este tipo de infusiones, junto con los tés y los cafés.
Antes de empezar la segunda ronda de tragos se hizo presente otra celebridad de la coctelería: Roman Milostivy (si, durante todo el viaje le gritaba con vos de relator cual fuese Araujo, ROMANNNN, ROMANNNN) quien sin basilar por un instante, se sumo a la dura tarea de degustar los cocteles por venir. Con unos cuantos encima ya era hora de ensuciar y salpicar desde el otro lado de la barra. Ayude a Den a preparar las comandas que iban llegando, mientras que mi representante (el Embajador) planeaba junto a Roman una exhibición de coctelería Argentina para el día siguiente en Bamboo bar. A diferencia de muchos bebedores, que en la barra arman mega eventos que jamás se realizan, estos dos no solo lo planearon si no que a los 15 minutos ya estaban publicándolo en facebook, con textos en ingles y ruso. Del texto en ruso lo único que entendí (y me costo) fue mi nombre.
Como era de esperar a la hora de pagar otra vez no nos lo permitieron, pero en esta oportunidad Den alego que ya había hablado con el dueño del bar sobre nuestra visita y el mismo dueño quería hacerse cargo de los gastos, luego de agradecerles a ambos trataba de imaginar que persona con algún bar en Argentina haría lo mismo…. creo que Pocos.

viernes, 25 de febrero de 2011

Finlandia día 4. La final.

Llegó el gran día. Como era de suponer, la noche anterior al torneo es imposible dormir. Si hasta el gran Tyson, ya siendo campeón mundial, declaro que moría de miedo antes de salir al ring, que me puede quedar a mi con 1/4 de su peso y una cintura del tamaño de su cuello. Ultimar detalles durante toda la noche, casi como si fuese una necesidad, fue inútil. Seamos sinceros, si tuviese la facilidad de prever todo con antelación, como estudiar en los exámenes con tiempo, creo que hubiese sido medico o arquitecto. Inicia el día con un desayuno pobre, el estomago esta cerrado, una ducha, y a la cancha. Es muy fácil de distinguir en el lobby del hotel quien es competidor y quien no, las caras pálidas por falta de sueño, la mirada perdida como zombie y el seño fruncido repasando que es lo que se esta olvidando.

2 rondas de 5 cócteles de 5 ingredientes cada uno, son demasiados items (saquen la cuenta ustedes, les acabo de decir que para los estudios no soy el mas disciplinado). Viaje en micro hasta la villa de nieve (snow village si lo prefieren) y trasbordo en trineo hasta el domo. Un iglú gigante con varias conexiones internas a otros iglúes mas pequeños. Una breve charla alrededor de un fogón en la nieve, con las ultimas recomendaciones y la tensión en aumento. Tras algunos obsequios y la presentación en exclusiva de la nueva botella de Finlandia en exclusiva para todos los bartenders, pasamos a la concentración, un pequeño lugar donde nos brindaron 45 minutos para preparar las decoraciones de los 10 cocktails y aquí es donde ya empiezan mis problemas, los tragos tiki, de los cuales soy un gran fanático conllevan varios ingredientes caseros, por lo cual dentro de mis 45 minutos para diseñar mis garnishs tuve que cocinar 2 syrups, embotellarlos y preparar las decoraciones y herramientas ya que elegui utilizarlas en lugar de las proveídas por los organizadores; no porque eran inadecuadas, si no para no romper la atmósfera aloha! Camon, camon you are the last one! Y claro, ¿quien soy? ¿Choli de Berreteaga? ja ja ja ... la cocina me robo mucho tiempo pero mal o bien llegue. Era el primero en salir por ser de Argentina, y aunque la temperatura del predio era de 6 bajo cero, gracias a la adrenalina, mi vestimenta era de tan solo una remera y una camperita, sin guantes, sin gorros, nada. A medida que la competencia avanzaba, me daba cuenta que muchas cosas cambian cuando ensayas en un bar a 30 grados promedio que cuando lo haces a menos 6. El metal pasa a ser tu peor enemigo y el plástico o las Boston con grip son como una suerte de bendición. Es innecesario enfriar la cristalería (¿para que lleve dos jarras para poner agua!!!?), la palita para el hielo de metal es como una especie de manzana caramelizada con todos los dulces pegados ... y por supuesto, el garnish, congelado!!! Cuando las 3 rondas concluyeron, creo que alguien apago la calefacción, porque enseguida mi súper remerita y campera perdieron los poderes y ahí se sentían los -6º. Y creo que también que motivado por el relax, que siguió a la euforia, olvide tras la barra como 20 o 30 kilos, era como flotar. La buena vibra entre latinos no puede faltar, a la cual se sumo la de algunos colegas de países como Israel, Rusia (siempre semi borracho con shots de vodka), India y Hungría. Según el cristal de la copa que lo veamos el torneo me dejo dos puntos de vistas ... el punto de vista resultadista, no es muy alentador, y el personal súper positivo. Claro esta, que uno siempre tiene la ilusión de devolverle a la gente que te dio la posibilidad de competir, un buen resultado. Martín que para este entonces era Miky (el coach de Rocky) me dijo unas palabras de consuelo muy sabias, "mas allá del resultado lo que te tiene que importar es tu experiencia personal y servirte para crecer, nadie te trajo acá para que les des algo a cambio, te trajeron porque te lo ganaste, los demás no importan (en verdad dijo los demás que te chupen un huevo, pero queda mal si pongo esas palabras en boca del Embajador, frase muy maradoneana por cierto). Competir por primera vez en el exterior, medirme con barmans de las principales coctelerías del mundo, tener una experiencia de viaje increíble al circulo polar ártico, hacer amigos con pasiones afines que viven a miles de kilómetros, es algo que hasta para los resultitas también tiene que ser positivo ...

Finlandia día 3.

Para el día 3, van a tener que leer menos, aquí les dejo un video donde ademas pueden ver el día 4 en Laponia, la competencia dentro del bar de hielo. Que lo disfruten.

Finlandia día 2.


Siempre escuche que las cosas materiales no tienen valor, que van y vienen o que las cosas son cosas y nada mas.

Se nota que quien inventó eso nunca estuvo en un país con 10 bajo cero, lleno de nieve, sin una sola campera, con zapatillas de tela, y encima, le perdieron su equipaje!!!! Por fortuna la oficina de reclamos estaba dispuesta a solucionar mis problemas, suplieron mis camperas, calzas térmicas, medias, guantes y gorro de lana, con un hermoso kit de belleza en donde podía encontrar un dentífrico, una crema y una maquinita de afeitar, ¿QUE MÁS SE NECESITA PARA COMBATIR EL FRÍO?

Camino al hostel pensaba ¿que es de la vida de las valijas perdidas? ¿Quienes las encuentra? ¿Mi remera de la suerte le dará suerte también al nuevo dueño? El afortunado tendrá una idea para que sirven los dos kilos de ese paquete azul y rojo llenos de pasto seco? Gracias a Dios todas estas preguntas siguen sin respuesta, ya que la mañana del día siguiente mi pequeño mundo transportable volvía a mis brazos. Un reencuentro digno de ser televisado por Franco Bagnato...

jueves, 3 de febrero de 2011

Finlandia / Día 1 - Parte 2


Si uno tratara de encontrarle sentido a la frase "el dinero hace al mundo andar", creo que el mejor lugar para encontrarlo sería en el momento exacto que uno sube al avión y comienza a ver que el confort y placer va aminorando en cuanto avanzan las categorías del avión. Pero este viaje me demostró que lo que siempre pense que se podía adquirir con dinero no era asi.

Sí hay algo lindo con lo que cuentan los viajes largos, como para poder pasar el rato, es la posibilidad de ver películas de todos los tipos y colores. Claro, esto es posible, sí anda tú pantalla. Luego de 20 minutos de espera debido a la reiniciación del software de los televisores de todo el avión (menos mal que nadie sabía que la razón de esto estaba nada más que en las butacas del "Embajador" y la mía) llegamos a un acuerdo con el azafato o camarero a bordo (a mi me gusta la primera opción), nosotros no nos quejarías del inconveniente técnico siempre y cuando nuestras copas de plástico nunca estuvieran vacias. Parece ser que esto le causo gracia a nuestro amigo Azafato y durante todo el viaje no nos falto el alcohol. No solo degustamos de las bebidas que nos correspondían por viajar en clase turista, si no tambien de aquellas que servian en 1º clase. Para que se den una idea de la diferecia en nuestra clase el vino venía en una pequeña botellita de plastico, con vino chileno cosecha 2010; en cambio en 1º clase el vino era un blend cosecha 2007 en botella de vidrio de 750 ml. Paso el vino ... el whisky ... el cognac vsop y entre tanto paso tambien un segundo reseteo del sistema, 40 minutos en esta segunda oportunidad, y la verdad que para esta altura ya no me interesaban las películas. Conclusion: a veces la simpatia y el diaologo llegan al mismo lugar que el dinero ...

Si buscan en internet el precio de las habitaciones de el hotel de hielo en Laponia se van a dar de cuento a que me referio con esto de uzar la simpatia como moneda.